LA ABERRACIÓN EN ESTADO EMBRIONARIO

La aberración en estado embrionario

CUANDO LA DERECHA SE QUEDA SIN ARGUMENTOS, LAS ABERRACIONES QUE SIEMPRE MANTUVIERON EN ESTADO EMBRIONARIO, SALEN A LA LUZ

UNA HISTORIA REPETIDA

Así como la aberración política del FMI es que un país periférico salde su deuda porque de esta manera no podrá inmiscuirse más en el manejo de su economía, la perversidad de una oposición desenfrenada es desacreditar el hecho de que Argentina haya recibido el mayor cargamento de vacunas desde el comienzo de la pandemia y ya se haya vacunado a la mayor cantidad de población de riesgo posible.

Recordemos que hasta el momento, la única campaña del binomio oposición-medios de comunicación para desestabilizar el gobierno del Frente de Todos se basaba exclusivamente en dos pilares fundamentales:

  1. Explotar el supuesto mal manejo de la pandemia tanto en la administración de vacunas como en la aplicación de las restricciones en sus distintas fases.
  2. Demoler la figura de Cristina Fernández de manera cotidiana.

Si bien habría múltiples temas para que la crítica opositora se hiciera un festín, desde la inflación imparable, la reforma judicial, limitaciones al capital extranjero, la propiedad de la tierra, el desarrollo regional o las vías hídricas navegables, esto no se hizo porque, por el momento, Alberto Fernández no ha tocado para nada nada los intereses del establishment y del capitalismo concentrado.

Esta postura, acaso complaciente con el poder hegemónico, es altamente comprensible en un momento en el que todos los cañones deben estar orientados a combatir el virus, antes que planificar cualquier tipo de reforma estructural de un sistema altamente regresivo.

Ya habrá tiempo de innovaciones, si todo sale bien, cuando la salud retome sus cauces normales en nuestro país y en el mundo.

Pero aún pese a este coqueteo utilitarista, desde el primer trimestre del 2020, la oposición siempre utilizó el Covid y a Cristina Fernández como chivo expiatorio de todas las desgracias que se nos avecinaban, apelando a las ya conocidas Fake News y al uso de la posverdad.

LA FUERZA DE LA VERDAD

Afortunadamente la fuerza de la verdad ha prevalecido sobre la aberración comunicativa de los medios hegemónicos y las denuncias salidas de la mente enfermiza de opositores como Macri, Bullrich, Carrió, Wolff, Iglesias, etc. se fueron cayendo una a una.

Titulares de diarios haciendo referencia a Cristina lo demuestran diáfanamente:

“Interpol enterró el corazón de la causa por el Memorándum con Irán: punto final a la historia de las alertas rojas”.

“La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner fue sobreseída en la causa conocida como dólar futuro. La causa estaba elevada a juicio oral. Pero la Cámara de Casación entendió que no hubo delito y enterró el proceso después de cinco años de idas y vueltas”.

“Cerraron una de las causas contra Cristina Kirchner que había investigado el juez Claudio Bonadio. Es el expediente que se le abrió por tener en su poder un prontuario de Yrigoyen y una carta de San Martín a O’Higgins, considerados documentos históricos. Para la Justicia, no existió delito”.

“La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner fue sobreseída hoy, junto con más de 200 ex funcionarios y empresarios, en el marco de una causa derivada del caso de los cuadernos en la que se investiga el supuesto pago de sobornos por parte de empresas de transporte beneficiadas con subsidios al gasoil”.

LA ABERRACIÓN SIN LÍMITES

En lo que respecta a la pandemia, primero se dijo que estaba en peligro la república por la cuarentena impuesta por el Poder Ejecutivo, la misma que grupos intelectuales de derecha denominaron “infectadura”. El Covid era una simple gripe y sólo se buscaba restringir libertades para imponer la dictadura chavista- cubana.

Después, gente que aún no se enteró de la caída del muro de Berlín repitió hasta el hartazgo que la vacuna Sputnik era un negociado con el “comunismo ruso” y que la misma no era efectiva. Según ANMAT es una de las mejores.

Luego, apelando quizá a los personajes de Marvell, se deliró que esta vacuna contaminaba y envenenaba los cuerpos, motivo por el cual formaba parte con seguridad de una conspiración geopolítica.

También se cansaron de denunciar que los muertos eran culpa del desmanejo del gobierno para habilitar la llegada de vacunas. Cuando llegaron, dijeron que no eran suficientes pues faltaba la segunda dosis.

Luego llegaron pero Pfaiser es mejor y Alberto Fernández no las quiso, como si fuera una cuestión de estado comprarle a un laboratorio que no sólo ha incumplido con las entregas a otros países, sino que nos pedía la misma parte de nuestro cuerpo que nos hizo entregar Menem.

¿Cuál será el próximo paso destituyente?

Sólo la mente pervertida de una oposición sin argumentos lo sabe, pero el huevo de la aberración intelectual puede romperse en cualquier momento.

Y el monstruo que emergerá ya todos lo conocemos.

Alejandro Lamaisón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.