NO SOMOS ESTÚPIDOS…PERO…

Muchas veces siento la sensación de que nos toman por estúpidos cuando intentan convencernos de que tanto el Estado como el pueblo argentino debemos honrar nuestras deudas y pagar al FMI el total del préstamo de 55.000 millones de dólares, de los cuales se desembolsaron casi 45.000.

CUANDO LOS MISMOS PERSONAJES QUE NOS DEJARON UNA DEUDA IMPAGABLE SE OFRECEN COMO CANDIDATOS: ¿NOS TOMAN POR ESTÚPIDOS? ¿Y QUE SUCEDE SI ENCIMA LOS VOTAMOS Y GANAN?

NOS TOMAN POR ESTÚPIDOS

Muchas veces siento la sensación de que nos toman por estúpidos cuando intentan convencernos de que tanto el Estado como el pueblo argentino debemos honrar nuestras deudas y pagar al FMI el total del préstamo de 55.000 millones de dólares, de los cuales se desembolsaron casi 45.000.

Tengo la leve  sospecha que se mofan de nuestra ingenuidad ciudadana cuando sabemos que ese dinero fue adquirido por la pandilla macrista exclusivamente para engrosar sus cuentas en el exterior a través de la fuga.

Si bien el presidente Alberto Fernández dio instrucciones para que “se inicie una querella criminal en la que se identifique quienes han sido los autores de la mayor administración fraudulenta y mayor malversación de caudales que nuestra memoria recuerda”, al Fondo Monetario le importa un comino: la deuda deberá pagarse si o sí.

Reconozco que nos hace sentir menos estúpidos saber que Guzmán se encuentra en estos momentos en EEUU negociando la postergación del pago del capital y la rebaja de los intereses con sobretasas descomunales aplicados a causa del volumen de dinero prestado.

Pero al ser tan injusto que el pueblo argentino deba someterse, luego de una pandemia devastadora, al escrutinio de una institución históricamente expoliadora, es humillante.  

Cabe recordar que este préstamo faraónico pasó por alto el artículo 6 del Convenio Constitutivo del FMI, además de contradecir criterios técnicos y objetivos del organismo, todo en pos de que Trump cumpliera su obsesión de que Macri fuera reelecto para favorecer a la derecha en la región.

Pero, hablando de estúpidos (para gobernar, no así para los negocios personales), Macri  chocó la calesita y el Frente de Todos tuvo que hacerse cargo de una deuda impagable, con los consiguientes límites al crecimiento, pues cualquier mejora en la actividad económica competirá siempre con los mismos dólares que reclaman los acreedores.  

A pesar de este latrocinio universal tanto Macri como su banda, no sólo no se hacen cargo de nada, sino que, nos siguen tomando por estúpidos al ofrecerse nuevamente como candidatos con la promesa de poner nuevamente a la Argentina de pie.

MÁS ESPIADOS QUE ESTÚPIDOS

Según un dictamen de comisión realizado por el Congreso (cuyos integrantes no son estúpidos), se denunció que durante el gobierno de Macri se utilizó el poder del Estado en complicidad con los medios hegemónicos y el Poder Judicial para implantar un plan sistemático de espionaje político ilegal con la finalidad de silenciar  la crítica a sus negociaciones con el FMI. Durante dicho proceso, se inició un apriete despiadado a dirigentes opositores a través de pinzas judiciales y mediáticas (law fare y fake news) de manera tal que nadie se opusiera al negociado de la deuda.

En este clima el poder ejecutivo celebró este empréstito ruinoso sin tener un solo informe técnico que lo avalara, omitiendo el informe del Banco Central sobre el impacto en la balanza de pagos (art. 61 de la ley 24156 de Administración Financiera) y escamoteando la intervención del Congreso (art. 75 inc. 4, 7, y 22 dela Constitución Nacional). También se violó la Ley 19.549 de Procedimiento Administrativo, art. 7 y 14 y el decreto delegado 1023/01 por aplicación analógica.

En conclusión, por culpa de quienes ganaron las PASO y se perfilan como ganadores en las Elecciones Generales, la Argentina deberá desembolsar unos 5.700 millones de dólares en pagos de intereses y capital al FMI y en 2022 y 2023 el monto total a pagar será de unos 20.000 millones de dólares por año.

¿SOMOS O NOS HACEMOS?

Si Guzmán logra una reducción de la sobretasa, esto implicaría un ahorro de unos 10.000 millones de dólares en diez años, un consuelo para quienes nos sentimos unos estúpidos, pero con una deuda imposible de pagar si se sostienen las condiciones acordadas por el gobierno de Macri.

El único camino que se vislumbra es la reestructuración a varios años por lo cual terminarán pagando el infame empréstito nuestros tátara nietos o defaultear la deuda aceptando cualquier tipo de condiciones.

En este sentido vuelve a repetirse la misma pregunta: ¿Pagará el Estado argentino que simplemente obró como un pasamanos de los dólares obtenidos o pagará la minoría que desvió esos recursos por el camino de la fuga?

La respuesta es incierta, pero si tenemos a los mismos delincuentes que nos pusieron en esta situación terminal ofreciéndose como candidatos en las próximas elecciones generales y los votamos nuevamente, ya no sería que nos toman por estúpidos.

Somos estúpidos.

Alejandro Lamaisón

2 pensamientos sobre “NO SOMOS ESTÚPIDOS…PERO…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *