El odio y «la grieta»